Alimentos probioticos

Actualmente, hay un número creciente de alimentos en el mercado que intentan venderse para mejorar nuestra salud. Estos alimentos son llamados alimentos funcionales al estilo del metodo gabriel , término que se refiere a alimentos que aumentan la salud más allá de sus funciones nutricionales básicas.
Las barritas y las bebidas energéticas, el zumo de naranja con calcio y las verduras que reducen el colesterol son algunos ejemplos de alimentos funcionales que se consumen diariamente. Los probióticos son otro ejemplo de alimentos funcionales. Se trata de microorganismos vivos que se encuentran en alimentos fermentados, o se añaden a ellos, y que optimizan el ambiente bacteriano de nuestros intestinos.

Nuestros intestinos contienen un número y una variedad de bacterias sorprendentes que nos sorprende el sistema venus. La mayoría de las bacterias son vitales para mantener nuestra salud y apoyar la función digestiva, aunque algunas de estas bacterias pueden ser dañinas. Por ello, es importante mantener un ambiente intestinal que optimice el número y la actividad de las bacterias saludables y limite el daño causado por las bacterias nocivas

Durante más de 100 años, los alimentos probióticos han sido considerados un medio para mejorar la salud y la función de nuestros intestinos. El interés por los probióticos apareció a principios de 1900 con el trabajo de Elie Metchnikoff, ganador de un Premio Nobel de la ciencia. El Dr. Metchnikoff asoció las largas y saludables vidas de los campesinos búlgaros con el consumo de productos lácteos fermentados indicado en el metodo gabriel. Investigaciones posteriores identificaron, en productos lácteos fermentados, bacterias que aumentaban la salud. Probiótico significa “pro-vida”
La mayoría de las investigaciones sobre probióticos se han realizado en Europa y en Asia, y los alimentos que los contienen están extendidos en muchos de los países europeos y asiáticos. En los Estados Unidos, los principales alimentos que contienen probióticos son la leche fortificada y los yogures fermentados. Los probióticos también pueden encontrarse en kéfires fermentados y en fórmulas suplementarias. El uso más frecuente de los probióticos en los mercados hoy en día son en especies de Lactobacillus o de Bifidobacterium.

alimentacion y dietas
¿Cómo trabajan los probióticos? Cuando una persona consume un producto que contiene probióticos, éstos se adhieren a la pared intestinal, donde ejercen sus acciones beneficiosas. La actividad de estas bacterias tiene una vida corta, por lo que es preciso consumirlos a diario para apreciar sus beneficios de usar el sistema venus. El mecanismo exacto de funcionamiento de los probióticos se está investigando actualmente como el que usa el metodo gabriel, pero se cree que mejoran el sistema inmune. Los probióticos podrían aumentar la cantidad y la actividad de las células inmunes que nos ayudan a luchar contra las infecciones.

Sin embargo, aún hay límites en las investigaciones sobre si los probióticos pueden mejorar realmente la función inmune, y toda la salud humana en conjunto.
Otras enfermedades que pueden tratarse satisfactoriamente con probióticos son:
La diarrea en los niños causada por un rotavirus.
La diarrea asociada al uso de antibióticos en niños y adultos.
La diarrea del viajero.
La enfermedad inflamatoria del intestino.
La infección causada por la Helicobacter pylori, que es la bacteria asociada a enfermedades como la úlcera péptica, la gastritis y el cáncer gástrico.
Alergias alimentarias.
Infecciones urinarias y genitales en mujeres.
Aunque las investigaciones que apoyan el potencial de los probióticos en el tratamiento satisfactorio de estas enfermedades son prometedoras, se necesitan más estudios antes de poder afirmar que algunos probióticos mejoran la salud humana.
Es importante recordar que para que sean efectivos tiene que existir un número mínimo de bacterias en los alimentos. Aunque el número exacto de bacterias no se conoce, se estima que es necesaria una dosis diaria al menos de mil millones a diez mil millones (1 X 109 a 1 X 1010) de bacterias para ser efectivo.

Dado que los probióticos pueden vivir solo durante un periodo de tiempo limitado, los alimentos y los suplementos que los contienen también tienen una vida limitada, por lo que deben ser almacenados apropiadamente y consumirse dentro de un periodo de tiempo relativamente breve para que produzcan el máximo beneficio. En general, los alimentos refrigerados que contienen probióticos tienen una vida de 3-6 semanas, mientras que los suplementos que contienen probióticos viven durante unos 12 meses; sin embargo, los probióticos de los alimentos refrigerados son mucho más estables que los de los suplementos.

Por el momento no hay estándares nacionales para identificar el nivel de actividad de una bacteria en los alimentos o en los suplementos. En los Estados Unidos, la National Yogurt Association (Asociación Nacional de Yogures) ha establecido un acuerdo llamado “Cultura Activa Se pueden encontrar de Vida”,como nos indica el metodo gabriel , que requiere que el probióticos en los yogures
yogur refrigerado contenga al fermentados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>